Historia de la ciudad

«Perla del Sur ", Marrakech es bañado durante todo el año por un sol que revigoriza. Palacios suntuosos y zocos multicolores, de la célebre plaza Jamaa El Fna a los Jardines de la Menara, de las mezquitas a las medersas y de la medina a la ciudad nueva, es a la vez auténtica, mítica, mística y mágica.

El origen de la palabra "Marruecos" proviene de "Marrakech", Mraksch (la ciudad). Esta palabra progresivamente se transformó - en Morocco, Maru-eco, - y fue utilizada así en todo el país.

dynasties-arrakech

La dinastía Almorávide

Marrakech fue fundada en el año 1062 por Youssef Ibn Tachfin, el primer soberano de la dinastía almorávide. Campamento simple de caravaneros, la ciudad se convirtió en un centro cultural, comercial, y religioso importante que resplandeció sobre todo Marruecos, Andalucía y África, sobre todo gracias a la construcción de numerosas mezquitas y medersas (escuelas coránicas). Marrakech fue entonces elegida capital del reino.

En este período empezó también la plantación del Palmeral. La leyenda cuenta que comiendo dátiles, Youssef Ibn Tachfin difundió los núcleos de las frutas, que encontraron allí un suelo fértil para desarrollarse y acabar más tarde en palmeras.

El hijo de Youssef Ibn Tachfin, Ali Ben Youssef quiso proteger la ciudad de los ataques e hizo construir murallas sobre varios kilómetros.

La dinastía Almohade

En 1147, Abd El-Moumen, fundador de la dinastía de Almohades, asedió Marrakech durante nueve meses, y se apoderó de la ciudad.

Los principales edificios de Marrakech fueron arrasados. Las Murallas, y el minarete de la Koutoubia fueron respetados.

Durante el reinado de los primeros reyes almohades, " la ciudad roja " será la capital de un imperio próspero. Construyeron así numerosos palacios y edificios religiosos, por ejemplo la mezquita célebre de Koutoubia.

La dinastía Merinide

A finales del siglo XIII, Marrakech fue conquistado por los nómadas Merinides. La ciudad entonces fue abandonada por sus eruditos y artesanos, en provecho de Fez, rival desde hace tiempo, que se hizo la capital.

La dinastía Saadita

Al principio del siglo XVI, Marrakech recobra su posición central volviendo a ser la capital del reino. Volvió También la prosperidad y la belleza, gracias al sultán saadita Ahmed El-Mansour, que hizo construir entre otras cosas el Palacio El-Badii, una réplica de la Alhambra de Andalucía, así como las tumbas saaditas.

La dinastía Alauita

dynasties-marrakech-maroc

A finales del siglo XVII, la dinastía alauita sucedió a la Saadita. El trono sucesivamente fue trasladado a Fez luego Meknes, nueva ciudad imperial.

En el siglo XIX, solo Moulay El-Hassan primero dio a Marrakech un poco de prestigio.

Al principio del siglo XX, Marrakech conocido algunos años de guerra civil. El 30 de marzo de 1912, el tratado de Fez fue firmado que instauro la instalación de un protectorado francés en Marruecos, mandado por el General Lyautey.

Marrakech fascina a artistas, escritores y miembros de la alta aristocracia mundial. En 1931, el pintor Jacques Majorelle instala allí su taller .Desde 1935, Winston Churchill viene allí regularmente para pintar y habla en sus memorias de " su querida Marrakech». Las numerosas celebridades encantadas por Marrakech contribuyeron ampliamente al brillo internacional de la ciudad.

En 1956, la vuelta del exilio de rey Mohammed V será celebrada en Marrakech como en todo el resto del país. Este acontecimiento también marca la independencia del reino de Marruecos.

Hassan II luego Mohammed VI, el rey actual de Marruecos, le sucederán.

Si Marrakech pierde definitivamente todo poder político, la ciudad se convierte en un centro cultural superior y un escaparate de Marruecos, que acogerá pronto a millones de turistas deseosos de descubrir las tradiciones ancestrales del reino.

HAUT