Las Puertas de Marrakech

Permitían en otros tiempos la entrada a la medina, las 10 puertas que perforan la muralla, son nombradas en árabe Bab, son a menudo impresionantes. Algunas de ellas hasta fueron una fuente de inspiración para otras ciudades del reino.

Bab Agnaou: puerta del ” carnero sin cuerno “, fue nombrada así después de haber perdido ambas torres que la componían. Construida de piedra de Guéliz, de un azul gris, se volvió hoy roja por la acción de los vientos que aportaba la arena del desierto. Es la principal entrada de la Kasbah y se debe su construcción a los Almohades.

Bab Er-Robb: de color ocre rojo, esta puerta, llamada ” zumo de uva ” servía para controlar la entrada de las bebidas alcohólicas.

Bab El Khemis: esta puerta da acceso al zoco del mismo nombre, que significa el jueves, en referencia al día del mercado de la época. La estructura de esta puerta proviene probablemente de influencias andaluzas. Hoy, un zoco cubierto permite el intercambio de antigüedades y de productos artesanales. Siempre según la tradición, el mercado de ganado toma sitio el jueves.

Bab Aylen: llevando el nombre de pueblo berebere, la puerta es muy reconocible por su aspecto acodado. Fue construida por Almorávides.

Bab El Jdid: es la puerta más frecuentada de la medina. Se sitúa entre el lujoso y celebre hotel de La Mamounia y el barrio Hivernage.

Bab Doukkala: Puerta impresionante construida por los Almorávides en el siglo XII, adosada a dos torres cuadradas, da un acceso al norte de la medina. La estación de buses se encuentra hoy en las cercanías.

Bab Debbagh: esta puerta se sitúa entre el río y las tenerías implantadas dentro de la medina, de la cual se desprende un olor característico.